Saltar al contenido

La chaqueta Safari es el art√≠culo de ropa masculina imprescindible de este a√Īo

5 julio, 2019
Ape to Gentleman

Sería fácil llegar a la conclusión de que la chaqueta de safari hace mucho tiempo que se ha ido a la moda con su sombrero, el casco. Tan asociado está con el estereotipo del Gran Cazador Blanco, con todo lo que sugiere el colonialismo y la matanza de animales en peligro de extinción, ni grandes elecciones en tiempos más conscientes, que sería difícil imaginar que tenga un lugar en la moda.

De todos modos, se arrastra desde fuera de la selva peri√≥dicamente para hacer una declaraci√≥n: los dise√Īadores Ted Lapidus y luego Yves Saint Laurent lo hicieron tres chic a finales de la d√©cada de 1960 (la colecci√≥n africana de Saint Laurent en 1967 vio el estilo reinventado inicialmente para mujeres) mientras Roger Moore luci√≥ uno en su primera salida como James Bond en Live and Let Die (aunque en lana azul marino), y en la crema o el bronceado m√°s tradicional en otros tres de la serie de pel√≠culas de Bond. Moore realmente ayud√≥ a popularizar el estilo, en ante crema, nada menos, antes de Bond, en su papel en The Persuaders.

Roger Moore como James Bond con una chaqueta de safari en El hombre con la pistola dorada (1974)

En estas fantasías, por supuesto, la chaqueta, este estilo liviano y resistente caracterizado por su cuello abierto, hombreras, cinturón y cuatro bolsillos de parche con pliegues en la caja, se adaptaba a los lugares más exóticos. Imagínese cómo se usa uno en su calle principal local, incluso uno de una marca masculina como Dunhill, Ralph Lauren o Richard James, y eso es otro asunto.

Y sin embargo, hay algo inefable en la chaqueta del safari, incluso si est√° en un safari m√°s urbano. S√≠, camina como una pantera a lo largo de la delgada l√≠nea entre el campamento y el macho, el primer grupo incluir√≠a a Kenneth Halliwell, quien, como observ√≥ su amante Joe Orton, «parec√≠a que iba a hacer un n√ļmero llamado ‘Jungle Drums’ (en su chaqueta de safari) «, y aquellos buscadores de la calle que siempre parec√≠an estar usando una chaqueta de safari en Starsky y Hutch. ¬°En el √ļltimo grupo estar√≠an los hombres principales que usaron el estilo en cualquier n√ļmero de pel√≠culas de posguerra basadas en aventuras africanas, desde Road to Zanzibar (1941), hasta Safari (1956), hasta Hatari! (1962). ¬ŅQu√© m√°s usar√≠a el propio Macho, Ernest Hemingway, en sus viajes de caza?

Por otra parte, hubo una √©poca anterior a la guerra en la que, si uno era lo suficientemente rico como para ir a lugares remotos como √Āfrica, entonces una chaqueta de safari es lo que hizo que uno de sus sastres haya llegado. Eso es lo que hizo Edward VIII en la d√©cada de 1920. Es lo que hizo Winston Churchill tambi√©n.

El Príncipe de Gales ha sido durante mucho tiempo un fanático de la chaqueta de safari en climas tropicales

Y no es de extra√Īar realmente. La chaqueta de safari es, despu√©s de todo, una forma de vestir eminentemente pr√°ctica, siendo, en efecto, una versi√≥n de clima c√°lido de la cl√°sica prenda militar, la chaqueta de campo; toma la misma chaqueta y hazla con un algod√≥n encerado, y es una chaqueta de motociclista de prueba de la talla de Belstaff o Barbour. La versi√≥n cl√°sica se presenta en ese color beige arenoso, como el de los khakis, que toman su nombre del urdu para «coloreado», proporcionando un tipo de camuflaje simple mientras que tambi√©n esconde la suciedad. En la mezcla de algod√≥n, lino o tejido tropical, respira bien bajo un sol caliente y en climas tropicales. El cintur√≥n arrastra la chaqueta hacia adentro, lo que ayuda a garantizar que el usuario no se enrede con su ropa mientras se enfrenta con un elefante macho cabreado, si uno de ellos est√° merodeando por esa calle. Y, todos esos bolsillos le permiten viajar liviano, lo que a su vez garantiza que pueda sostener su rifle listo para disparar. O, ya sabes, tiene un lugar donde poner su tel√©fono y el titular de la tarjeta.

De hecho, durante un tiempo en la d√©cada de 1960, la chaqueta de safari, usada con pantalones a juego, como parte de un traje de safari, se convirti√≥ en la respuesta de la India tropical a la traje formal de negocios. Natwar Singh, entonces un joven diplom√°tico, record√≥ haber regresado de la ONU para unirse a la secretar√≠a del Primer Ministro Indira Gandhi con seis colegas. «Siete de cada siete de nosotros usamos trajes de safari, eso es lo comunes que eran», inform√≥. El jugador de cr√≠quet preeminente de la √©poca en la India, Sunil Gavaskar, tambi√©n los model√≥ en anuncios.

Una chaqueta de safari de ante moderna de Brunello Cucinelli

Pero el secreto para llevar una chaqueta de safari hoy en d√≠a es precisamente no pensar en ella como una prenda inteligente, sino en una pieza √°spera y resistente para hombres a quienes les guste su ropa funcional. Use una chaqueta de safari hecha a medida y pr√≠stina, con una corbata y pantalones con un ligero toque de destello, y definitivamente est√° arriesgando el oprobio al ingresar a un pub. Use uno arrugado y maltratado, sobre una camisa de trabajo de cambray o una camiseta blanca, con un par de vaqueros de orillo, y simplemente se ve listo para cualquier cosa. La chaqueta de safari pierde esas connotaciones de Gran Cazador Blanco y se convierte en una versi√≥n de verano de la chaqueta de campo. «Safari» significa «viaje» y aqu√≠ est√° la prenda ideal para usar en una. Es la chaqueta de viaje perfecta: c√≥moda, con m√ļltiples bolsillos y mejorando con la edad.

Quiz√°s solo una versi√≥n de la chaqueta de safari est√° m√°s all√° de lo p√°lido, y ese es el dise√Īo de manga corta. Por supuesto, esto tiene mucho sentido si realmente est√°s en un safari, y puedes mantener tu lengua firme en la mejilla, pero en todos los dem√°s escenarios hay algo demasiado «elegante» al respecto. A menos que, por supuesto, seas Stewart Grainger en Mines de King Solomon, interpretando al personaje Allan Quartermain, una especie de James Bond antes de James Bond. Y entonces, bueno, se ve totalmente rudo.